“La educación Montessori se traduce en una formación autónoma y de rápido avance”

“La educación Montessori se traduce en una formación autónoma y de rápido avance”

Tras estar cerca de un mes en Barcelona, España, realizando un Master en Educación Montessori, la Directora General Soledad Rojas Armijo, retomó sus funciones de la mano con un II Semestre, cargado de proyectos e iniciativas destinadas a mejorar el proceso formativo de nuestros alumnos. 

En ese contexto, se refirió a la importancia que reviste esta metodología, así como también los procesos que se vivirán al interior de la institución en materia educacional. Todo esto, en el marco del Plan Estratégico Institucional 2018 -2022.

¿Cómo calificaría su experiencia en este inicio del Master cursado en España?

El momento de decidir realizar este Master fue netamente impulsado en la necesidad de entender en mi experiencia profesional cuál es la esencia real de la educación Montessori..

Si bien, había tenido experiencia como madre y durante mi formación docente, aún así sentia que me hacía falta el poder profundizar con expertos a nivel mundial sobre esta educación. Y, la verdad es que la experiencia fue más que gratificante porque las profesoras que tuve en la Universidad de Barcelona eran realmente maestras. 

Además de eso, fue muy gratificante conocer y compartir experiencia con profesores que están actualmente haciendo clases en colegios Montessori en África, Rusia, diferentes partes de España. Todo esto, enriqueció muchísimo las discusiones metodológicas de todas las clases, permitiéndonos hacer una comparación con nuestra realidad.

A su juicio, ¿cuáles son los principales aspectos que  se deben potenciar para potenciar la educación Montessori?

Una de las grandes problemáticas en la educación Montessori en el mundo es que en casi todos los países, hay que tratar de convivir de manera armónica con la educación tradicional, principalmente porque los currículum que rigen a nivel internacional siguen siendo tradicionales, los cuales plantean que todos los niños deben estar estandarizados. Por su parte, la educación Montessori sostiene que debe ser confeccionado por cada niño con sus ritmos y habilidades e intereses.

El otro gran aspecto que hay que potenciar es cómo la educación Montessori evalúa a sus alumnos. Todo esto, de una manera auténtica que nos brinde la posibilidad de ver el proceso del alumno versus estas pruebas estandarizadas que existen actualmente, tales como el SIMCE y la PSU.

Otro elemento a tener presentes es que la educación Montessori al velar porque los niños y jóvenes se autoeduquen en sus propios intereses, se traduce en que se desarrollen de forma autónoma y vayan avanzando mucho más rápido.

¿Qué medidas o acciones veremos en el corto y mediano plazo a nivel institucional en relación al conocimiento adquirido en Barcelona?

En relación al colegio, lo primero que estamos haciendo a nivel institucional es trabajar con nuestra Directora de Estudios, María Isabel Torrejón y Gladys Pizarro, especialista en Educación Montessori. Nos encontramos reevaluando los materiales de desarrollo existentes a nivel institucional con el fin de actualizarlos y renovarlos para el próximo año.

Desde Sala Nido hasta 4º Básico es replantearnos una reflexión con los profesores y aunar metodologías. Para ello, nos reuniremos con el cuerpo docente a manera de depurar y especificar la línea montessoriana en esta esta inicial del colegio.

Tenemos muy claro que los desafíos que se nos plantean desde 5º Básico a TEM IV. En ese sentido, estamos elaborando iniciativas que nos permitan acercarnos aun más a la metodología que nos rige. Todo esto, en el contexto de nuestro Plan Estratégico que contempla el trabajo con los profesores y en base a esto, elaborar un currículum que se traduzca en proyectos interdisciplinarios. 

Cabe recordar que la capacitación se llevó a cabo en el International Montessori Institute (IMI), único centro internacional que ofrece formación sobre esta metodología y que cuenta con certificación de la Universidad de Barcelona. Proceso semi-presencial que tiene una duración total de tres años.