Nuestro colegio Rayen Mahuida Montessori nace como proyecto educativo en el año 1995, concretando su construcción y funcionamiento en marzo de 1997.

El concepto del colegio surge de una profunda reflexión en torno al tema educativo, vislumbrando una necesidad de cambio que responda a los grandes desafíos de la sociedad actual.

Nuestro nombre, Rayen Mahuida, que significa “Flor de la Montaña”, está en lengua mapuche para valorar nuestro patrimonio cultural y fomentar el respeto hacia a nuestras raíces y diversidad.

Asimismo, nuestro logotipo está conformado por una flor en la montaña, la que representa el cambio hacia nuestro ideal. Y nuestros colores también nos identifican: el verde resalta nuestro amor por la vida, y el azul, el educar para la paz.

Nuestra fundadora: Ana María Lanas

directoraAna María Lanas nació en una familia grande. De niña llamaba la atención por ser una colorina muy alegre y creativa, así como una excelente alumna en su colegio “Las Teresianas”. Al cumplir nueve años la afectó una enfermedad que le hizo pasar momentos difíciles, pero que también la fortaleció para luchar por su vida y ser feliz.

Esto la llevó a estudiar Pedagogía General Básica en la Universidad Católica donde se tituló en 1989, pero dados los altos y bajos de su enfermedad, se vio obligada a vivir largos tratamientos y tiempos de espera que le impedían trabajar de forma constante. Fue así como asumiendo reemplazos laborales, comenzó a acercarse a una metodología de aprendizaje poco experimentada en el país.

Al observar cómo las diversas necesidades educativas eran recogidas por esta metodología, su interés por conocer más sobre ella la llevó a formarse en la Academia de Estudios Montessori, a cargo de Elena Young, fundadora del primer colegio Montessori de Chile.

Cautivada cada vez más por este método de enseñanza, dejó el aula tradicional y se dedicó de lleno a trabajar en ambientes preparados para despertar el estímulo por el aprender haciendo.

En el año 1996, Santiago se expandía urbanísticamente de norte a sur. Las familias se trasladaban a vivir a sectores rurales y, Ana María comienza en su interior a gestar la intención de formar un establecimiento educativo al norte de la capital, en la comuna de Colina. De esta forma, con mucha ilusión y trabajo construye el Colegio Rayen Mahuida.

Su vida se centró en su trabajo en el aula, día a día con los niños, presentándoles nuevos desafíos y educándolos con cariño. Hasta que un 11 de marzo de 2001 su corazón no resistió más, y partió dejando un gran legado que hoy asumimos con plena responsabilidad, poniendo énfasis en seguir fieles al aprendizaje que tiene como motor al niño y al trabajo con la diversidad.

“Parte de este legado vivo, son la formación de otros proyectos educativos Montessori”, que surgen desde ex colaboradores del Rayen Mahuida. Con sus propias visiones, afianzando y respetando la libertad y diversidad de enfoques que esta metodología nos ofrece. Siempre buscando el bien mayor, que es la educación de nuestros hijos, los que están llamados a emprender y contribuir a seguir transmitiendo los valores de la enseñanza recibida.